lunes, 22 de octubre de 2012

A day in the life

Fui un día a visitar
al poeta triste.
No me gustó.
No sonreía nunca.

Para él no habían
nubes en el cielo
ni caricias en la tierra,
sólo barrancos a sus pies
y maldad entre los hombres.

Tenía familia,
dinero y honores.
Lo dejé pronto
y me marché
a tomar una cerveza
y a fumar un cigarro
entre los amigos.

Porque uno, a veces,
está triste y a veces
el mundo le regala el sol,
la belleza o la verdad
una mañana.

Cualquier mañana
de un día cualquiera.

Nicolás Calvo
Madrid
Octubre 2012

2 comentarios:

  1. Buen poema,Nicolás.
    Es grato el leerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado la manera tan natural en que fluye este escrito.
    Saludos

    ResponderEliminar

 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.