jueves, 13 de junio de 2013

Hacer con las manos

He sido esclavo de tantas cosas,
tanto pesó el mundo en mi cabeza
que ahora quiero ser alfarero de nubes.

Amasar el agua con la punta de los dedos.
Envolver el viento entre algodones de niebla
y poblar el cielo con inmaculados, sutiles,
retazos de blancor.

Que discurran
por entre espacios siempre claros,
que dispensen a los hombres grata sombra
y que permitan a estas manos
ocuparse en algo distinto del dolor
o de la pena.
 
Nicolás Calvo
Madrid
Junio 2013

lunes, 10 de junio de 2013

Insolubilia

Hoy prometí
que escribiría algo.

Da igual.

Yo nunca
cumplo mis promesas.

Nicolás Calvo
Madrid
Junio 2013

jueves, 6 de junio de 2013

Cuatro poemas chinos

(Uno)

Mis dedos
tamborilean.

Tus ojos ausentes
sugieren paciencia, distraidos.

(Dos)

¡Que agradable
es el momento del despertar!
Como humo de sarmientos
la noche se diluye
al viento frío de la mañana.

(Tres)

Saludo a mi vecino
que lava sus manos
después del trabajo.

De la noche azul
se descuelgan, una a una, estrellas.

(Cuatro)

Hace mucho que te vi
y hablé contigo.

No es de extrañar
que ahora, tus hijos,
recojan barro
en el doblez
de sus pantalones.

Nicolás Calvo
Madrid
Junio 2013

lunes, 18 de febrero de 2013

Los cuerpos

¡Oh, los cuerpos!,
hechos para este mundo.
Los cuerpos bellos, hermosos,
los cuerpos contingentes,
no es serie,
uno a uno fabricados,
altos o bajos, gruesos y flacos,
jovenes o arrugados.

¡Oh, los cuerpos!,
hechos para la felicidad,
hechos para la luz, para el amor,
para el amor hechos.

¡Oh, los cuerpos!,
para el trabajo, para sentir,
para el sudor construidos
día a día, para dar,
para entregar, para obtener
del aire, del trigo, del agua
la fugaz semilla de la vida.

¡Oh, los cuerpos!,
bellos, hermosos,
jovenes o arrugados,
para esto hechos
y aún para la muerte,
pero no, nunca,
para el desprecio, la negación.

No hechos, jamás,
para el olvido.

Nicolás Calvo
Madrid
Febrero 2013



jueves, 7 de febrero de 2013

With a little help from my friends

Y entre todo el ruido de fondo
oigo latir el corazón de los que me escuchan.

Por entre la madeja de las estáticas visuales
veo a los que de verdad me ven.

Siempre que no se de donde vengo
o adonde debo ir, ellos me rescatan señalando el pecho.

Desde la convicción, desde la fuerza de lo elegido,
a través de su perseverancia…

Siempre será a través de ellos.

Con sus dedos fuertes, con paciencia,
con su aliento, …siempre.

Con la ayuda de ellos será.

Nicolás Calvo
Madrid
Febrero 2013

viernes, 1 de febrero de 2013

Norte (últimos días de Ingmar Bergman)

Mirando por la ventana
se ve el cielo cargado de gris.

La playa de piedras redondas
resuena como un gastado cascabel
con la marea.

La lluvia se desliza
por entre el viento y la nube
mientras la sombra invade la casa.

Hay demasiada agua
cerca de mi
en esta playa de la isla de Fårö,
al norte de Gotland.

Nicolás Calvo
Madrid
Febrero 2013

lunes, 28 de enero de 2013

Lo valiente

Del ritmo, de adentro surge
y luego se expande.
Sin saberlo,
sin establecer conocimiento,
pero impasible, se trasmuta.

El sentimiento del día,
la pasión de la tarde,
la dulzura de la noche,
se recuestan.

Como premio es posible
la caricia.

Nicolás Calvo
Madrid
Enero 2013
 
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.